Muon Systems aplica la tomografía muónica al mantenimiento industrial

Esta tecnología, surgida de un proceso de I+D, presenta grandes ventajas para el mantenimiento industrial ya que permite comprobar las deficiencias internas de piezas y equipos con dificultades de acceso o condiciones extremas en su interior.

La tomografía muónica se basa en los muones, partículas cósmicas que están a nuestro alrededor de manera natural y que ya han sido utilizados por la ciencia para hacer mediciones. La parte innovadora que aporta Muon Systems es aplicarlos al mantenimiento industrial creando un hardware específico para ello, a través de años de investigación.

La característica fundamental de los muones es que tienen una alta penetrabilidad en la materia y cuando interaccionan con algo, desvían su trayectoria en función de las propiedades del objeto. Gracias a un proceso de I+D, están desarrollando un hardware que permite medir sus trayectorias de entrada y salida para determinar la densidad de los objetos.

Dentro del campo de mantenimiento industrial tiene grandes aplicaciones, desde equipos industriales que sufren grandes desgastes hasta equipos o piezas que sean inaccesibles. Por ejemplo, un horno rotativo va sufriendo desgastes que no pueden medirse de forma sencilla porque habría que parar la producción y meterse dentro del equipo para ver en qué condiciones está por dentro. Con esta técnica el índice de desgaste se determinaría sin ninguna técnica invasiva, de manera efectiva y precisa. También se puede aplicar en calderas, tuberías, conductos, altos hornos etc.

Esta tecnología se caracteriza por ser muy versátil y a su vez, es limpia y segura, no genera residuos ni contamina y es totalmente inocua para el ser humano.

“Esta técnica tiene grandes aplicaciones en industria, sobre todo en industria pesada como la petroquímica” comenta Carlos Díez, co-fundador de la firma.

Muon Systems fue fundada en 2015 por Pablo Martínez y Carlos Díez en un proceso de investigación acerca de la aplicación de los muones a la industria.

Apoyados por la Fundación Repsol, están centrados sobre todo en la industria petroquímica para aplicar su tecnología, aunque están dirigidos a otros sectores de la industria, la seguridad y la ingeniería civil. Actualmente están en un proceso de validación de su hardware y prevén salir a mercado a lo largo de 2019. Entre sus planes a futuro están el ir evolucionando progresivamente en la complejidad de los equipos a tratar.


Fuente original: Comunicae.es.

comunicae